La dieta vegana cada vez tiene más seguidores, incluso en familias con niños, a pesar de que no se conocen suficientemente sus consecuencias metabólicas y nutricionales en los menores. Según un estudio publicado recientemente, una dieta vegana estricta podría afectar al metabolismo de los niños sanos y podría amenazar el estado de los nutrientes esenciales en los pequeños. En todo caso, es necesario estudiar más los efectos de las dietas estrictas a base de plantas sobre el metabolismo y el estado de micronutrientes de los niños.

Estas son algunas conclusiones del estudio transversal ‘Vegan diet in young children remodels metabolism and challenges the statuses of essential nutrients’, realizado por investigadores de la Universidad de Helsinki (Finlandia). El artículo se ha publicado en la revista EMBO Molecular Medicine.

Para la elaboración de este trabajo se ha estudiado la alimentación de 40 niños finlandeses de entre 1 y 7 años, con una media de 3,5 años. En la selección se han incluido niños de las mismas guarderías que mantenían alimentación vegana, vegetariana u omnívora. Tomaron comidas planificadas por nutricionistas en la guardería, y las dietas completas se analizaron con cuestionarios y registros de alimentos.

El análisis detallado de la metabolómica y los biomarcadores séricos indicó insuficiencia de vitamina A en todos los participantes que seguían una dieta vegana. veganos. Sus niveles séricos de colesterol total, HDL y LDL, aminoácidos esenciales y algunos ácidos grasos eran marcadamente bajos. Asimismo, la biosíntesis de ácidos biliares primarios y el equilibrio de fosfolípidos eran distintos al de los niños que seguían una dieta omnívora.

La dieta vegana y las vitaminas

La posible combinación de niveles bajos de vitamina A y ácidos grasos podría afectar la salud visual de los niños. Los autores han reseñado que el estado de vitamina A y D de los niños veganos necesita “una atención especial”. También han recordado que los niños requieren más energía y nutrientes por unidad de peso corporal que los adultos. Así debe ser para asegurar el crecimiento y desarrollo normal de los sistemas neuronal, endocrino e inmunológico. “Las recomendaciones dietéticas para niños no pueden extrapolarse de las conclusiones de los estudios de adultos veganos. En consecuencia, se justifican estudios longitudinales sobre dietas veganas de inicio infantil”.

Hasta el momento, los estudios en niños vegetarianos han proporcionado “información limitada” sobre los veganos. La inclusión de alimentos de origen animal en la dieta, como los huevos, supone la ingesta de varios nutrientes.

Resultados por grupos dietéticos

La evaluación dietética del estudio finlandés ha mostrado que los niños con alimentación vegana tenían una mayor ingesta de ácido fólico. Recibieron proporciones más pequeñas de energía de las proteínas y de los ácidos grasos saturados que los niños con alimentación omnívora. Los análisis de biomarcadores metabolómicos y del estado nutricional indicaron que los estados de aminoácidos esenciales, proteína de unión al retinol, vitamina D, entre otros indicadores, de los niños que seguían una dieta vegana eran más bajos que los de los niños que seguían una dieta omnívora. Sus patrones lipidómicos y de ácidos biliares también fueron distintos.