Una investigación española ha estudiado la relación entre los ácidos grasos y el cáncer de mama. En concreto, la misma revela que las mujeres españolas con altas concentraciones relativas de ácido palmitoleico, ácidos grasos trans de origen animal e industrial, y una elevada ratio oleico/esteárico y dihomo-γ-linolénico/linoleico, presentan un mayor riesgo de padecer este tipo de cáncer. Por otra parte, elevados niveles séricos de ácido esteárico, ácido linoleico, y una elevada ratio araquidónico/dihomo-γ-linolénico, parecen prevenir el riesgo de desarrollar este tumor.

Para llegar a estas conclusiones se reclutaron 795 mujeres recién diagnosticadas de cáncer de mama y 795 mujeres sanas de entre 18 y 70 años. Cada caso se emparejó con un control de edad similar, de la misma ciudad y sin ningún vínculo familiar. Las participantes respondieron un cuestionario epidemiológico y a otro cuestionario de frecuencia alimentaria. También donaron una muestra de sangre para el análisis de ácidos grasos.

Se trata de un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Salud Carlos III. Estos pertenecen al Centro Nacional de Epidemiología y al CIBERESP. El mismo ha sido liderado por el grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama. Igualmente, ha sido financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Los resultados acaban de ser publicados en la revista Nutrients.

Relación entre ácidos grasos y cáncer de mama

La principal conclusión es que las mujeres con elevados niveles séricos de ácido esteárico, ácido linoleico y una elevada ratio araquidónico/dihomo-γ-linolénico presentaron un menor riesgo de desarrollar un cáncer de mama.

Este trabajo sugiere que los ácidos grasos no pueden considerarse como grupos homogéneos cuando se estudia su asociación con el riesgo de cáncer de mama. De forma contraria, concluyen que deben analizarse de forma individual. Además, señala que los niveles séricos de ácidos grasos no son solo un reflejo de lo que comemos, también son el resultado de la actividad de diferentes enzimas involucradas en diferentes procesos metabólicos.  Pese a ello, se necesitan estudios adicionales para comprender mejor la influencia de los ácidos grasos en el desarrollo de este tumor.