Investigadores del Cima Universidad de Navarra y CIBERCV sugieren que TIMP-1 puede constituir un nuevo marcador pronóstico en la hemorragia intracraneal. En concreto, su investigación ha demostrado que los niveles altos de esta molécula empeoran el pronóstico de los enfermos. El trabajo se ha realizado en colaboración con el Complejo Hospitalario de Navarra y el Hospital Vall d´Hebrón.

En concreto, el trabajo se centra en las metaloproteinasas de matriz (MMP). Estas proteínas, entre otras funciones, participan en la regeneración del tejido. La actividad de las MMP está regulada por sus inhibidores (TIMPs).  Así, se ha observado que en general, los niveles de MMPs y TIMPs están elevados en pacientes con hemorragia intracraneal.

Explica esta relación Josune Orbe, investigadora del Programa de Enfermedades Cardiovasculares del Cima, del CIBERCV. “Se cree que pueden estar implicados tanto en la fase inicial de la lesión cerebral como en la recuperación del tejido y la evolución de los pacientes. Sin embargo, su potencial clínico aún no se ha definido completamente”.

Implicaciones en la hemorragia intracraneal

La hemorragia intracraneal se produce por la ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro. Es el segundo tipo de accidente cerebrovascular más común, tras el ictus isquémico, y conlleva una mortalidad del 50 por ciento a los 30 días. Pese a ello, hasta el momento, no se han desarrollado tratamientos farmacológicos específicos que hayan demostrado un claro beneficio clínico para los pacientes.

Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista científica Scientific Reports. Los mismos confirman que los niveles circulantes de TIMP-1 al ingreso se asocian con un mayor volumen del hematoma. Estos datos sugieren su posible utilización como biomarcador para la hemorragia intracraneal.