Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con los laboratorios de lmmunostep en Salamanca, ha desarrollado un nuevo test de anticuerpos. El mismo diferencia los anticuerpos producidos por la vacunación e infección natural de covid-19. Asimismo, lo hace con una especificidad y sensibilidad cercana al 100 por cien.

Se prevé que en el mes de mayo dispongan del test las unidades de investigación, los laboratorios clínicos y los hospitales españoles. Desde el departamento de I+D de Immunostep destacan que hasta el momento no tienen conocimiento de la existencia en el mercado internacional de un test igual de completo.

Su funcionamiento está basado en la técnica de citometría de flujo y desarrollado para su uso en diagnóstico. Así, mediante una pequeña muestra de suero o plasma se obtiene una información muy completa de la respuesta inmunológica frente al virus y se simplifica enormemente la manipulación.  La principal ventaja es la detección de los distintos anticuerpos frente a distintos antígenos en un único tubo.

Diferencia los anticuerpos

Este test consigue identificar y cuantificar tres tipos de anticuerpos y cuatro proteínas del virus SARS-CoV-2. Gracias a esto diferencia los anticuerpos COVID-19 de la vacunación de la infección natural. Igualmente, permite conocer el momento de la infección en el que se encuentra el paciente.

“Tras la vacunación solo se producen anticuerpos frente a la proteína empleada en la vacuna (la proteína Spike y su dominio RBD), mientras que en una persona que ha sufrido la infección también se generan anticuerpos contra las proteínas Mpro y la NP”. Así lo explica José Miguel Rodríguez Frade, investigador del CNB-CSIC.

Asimismo, la detección del tipo de respuesta frente a diferentes proteínas virales ayudará a una mejor comprensión de la inmunidad frente al SARS-CoV-2.  Algo que será de gran utilidad para una clasificación temprana de los pacientes”.