La infección oportunista por citomegalovirus es la más frecuente y también la más grave entre los pacientes que han recibido un trasplante renal. Por este motivo, hasta ahora todas las personas trasplantadas eran tratadas preventivamente contra este virus de forma generalizada; esta terapia, sin embargo, no es inocua, ya que tiene efectos tóxicos y también puede interferir en el manejo del tratamiento inmunosupresor y poner en riesgo de rechazo del órgano trasplantado.

En este contexto, la Unidad de Trasplante Renal del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Bellvitge en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) han desarrollado y mostrado la eficacia de un nuevo test inmunológico para prevenir una de las infecciones oportunistas más frecuentes y graves posteriores a un trasplante, como es precisamente el citomegalovirus.

Se trata de un test se aplica a los pacientes que acaban de recibir un trasplante renal y examina cómo responden frente al citomegalovirus los linfocitos T (células sanguíneas involucradas en la respuesta inmunitaria).

Tal y como se ha publicado en la revista científica ‘Clinical Infectious Diseases‘, para poner a prueba este test, se ha realizado un seguimiento a 160 pacientes durante un período de 12 meses. Como resultado, se observó que si queda establecido que el paciente presenta una buena respuesta inmunitaria al citomegalovirus, se le puede ahorrar el tratamiento antiviral preventivo contra este agente infeccioso. Así, el artículo aporta que la realización de este test, diseñada por investigadores del mismo Hospital Universitario de Bellvitge y el Idibell, evitaría prescribir esta terapia antiviral cuando no es necesaria.