Un nuevo tratamiento de amplio espectro descubierto por investigadores de la Universidad de Lund (Suecia), para tratar los virus del herpes humano, se centra en las propiedades físicas del genoma del virus en lugar de las proteínas virales, que anteriormente eran el objetivo.

El nuevo tratamiento consiste en  moléculas que penetran en la capa de proteínas del virus y evitan que los genes salgan del virus para infectar la célula. No provoca resistencia y actúa independientemente de las mutaciones en el genoma del virus.

Las infecciones por virus del herpes son de por vida, con períodos de latencia entre reactivaciones recurrentes, lo que dificulta el tratamiento

Nuevo enfoque

El principal desafío radica en el hecho de que todos los medicamentos antivirales existentes para tratar los virus del herpes provocan un rápido desarrollo de resistencia en los pacientes con sistemas inmunológicos comprometidos en los que la necesidad de tratamiento del herpes es mayor (por ejemplo, los recién nacidos, los pacientes con VIH, el cáncer o los que han sido sometidos a un trasplante de órganos).

Tanto las propiedades moleculares como físicas de un virus determinan el curso de la infección. Sin embargo, las propiedades físicas han recibido hasta ahora poca atención, según el investigador Alex Evilevitch.

Tenemos un nuevo y único enfoque para estudiar los virus basado en sus propiedades físicas específicas. Nuestro nuevo tratamiento marca un gran avance en el desarrollo de antivirales ya que no se dirige a proteínas virales específicas que pueden mutar rápidamente, causando el desarrollo de resistencia a los fármacos, algo que sigue sin resolverse por las actuales drogas antivirales contra el herpes y otros virus”, explica Alex Evilevitch, líder del estudio, que se ha publicado en la revista ‘PLOS Pathogenes‘.

Los autores esperan que esta investigación contribuya a la lucha contra las infecciones virales que hasta ahora han sido incurables, El virus consiste en una delgada capa de proteína, una cápsula, y dentro de ella se encuentra su genoma, los genes.

Propiedades físicas

Alex Evilevitch había descubierto previamente que el virus del herpes tiene una alta presión interna porque está fuertemente empaquetado con material genético.

“La presión es de 20 atmósferas, lo que es cuatro veces mayor que en una botella de champán y esto permite a los virus del herpes infectar una célula expulsando sus genes a alta velocidad al núcleo de la célula después de que el virus haya entrado en ella. La célula es entonces engañada para que se convierta en una pequeña fábrica de virus que produce nuevos virus que pueden infectar y matar a otras células en el tejido, lo que conduce a diferentes estados de enfermedad”, detalla el científico.

Con la ayuda de estudios preclínicos en los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, ha identificado pequeñas moléculas que son capaces de penetrar en el virus y “apagar” la presión en el genoma del virus sin dañar la célula.

Estas moléculas empleadas para desarrollar el nuevo tratamiento demostraron tener un fuerte efecto antiviral que fue varias veces superior al del tratamiento estándar contra ciertos tipos de herpes con el fármaco aciclovir, así como contra cepas de herpesvirus resistentes en las que el aciclovir no funciona. Este enfoque evitó la infección viral.