La resistencia a los antibióticos es cada vez más prevalente y amenaza con socavar los sistemas de salud en todo el mundo. Ahora, investigadores de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, han definido la importancia relativa de dos mecanismos asociados con la resistencia a los antibióticos betalactámicos, los más recetados en todo el mundo.

En uno de estos estudios, son las bacterias las que restringen la entrada de antibiótico en la célula; en el otro, las bacterias producen una enzima (una betalactamasa), que destruye cualquier antibiótico que entre en ella. Este último se consideró el más importante de los dos mecanismos.

Estos hallazgos, publicados en Antimicrobial Agents and Chemotherapy, implican que, si pudieran desarrollarse productos químicos para inhibir las enzimas betalactamasas, podría revertirse con éxito una proporción significativa de resistencia a los antibióticos.

Sobre la base de estos hallazgos, y trabajando en asociación con químicos de la Universidad de Oxford y la Universidad de Leeds, también en Reino Unido, en un segundo artículo, los investigadores exponen su análisis de la efectividad de dos tipos de inhibidores de enzimas betalactamasa en una bacteria que es muy resistente a antibióticos comunes.

Según Matthew Avison, principal autor de ambos trabajos y experto en Bacteriología Molecular en la Facultad de Medicina Celular y Molecular de la Universidad de Bristol, esta investigación ha demostrado además que las betalactamasas son el verdadero ‘talón de Aquiles’ de la resistencia a los antibióticos.

El trabajo estructural/mecanicista sobre las enzimas betalactamasas, está ayudando a impulsar el descubrimiento de inhibidores de estos enzimas, dos de ellos autorizados recientemente para su uso clínico.