Investigadores del Centro Nacional de Investigadores Cardiovasculares (CNIC) han descubierto un sistema de limpieza celular. A través del mismo las células contráctiles del corazón, los cardiomiocitos, liberan componentes dañados fuera de la célula. Lo harían dentro de unas partículas denominadas exoferas, que permite mantener el corazón sano.

Este descubrimiento sugiere que la disfunción cardiaca puede, en algunos casos, emanar de defectos en estas células inmunes residentes en lugar de los cardiomiocitos. Este concepto tiene importantes consecuencias para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad cardiaca.

El estudio es fruto de la colaboración entre dos grupos del CNIC y recoge los resultados de más de cinco años. También las colaboraciones con diversos laboratorios de Europa, Asia y Estados Unidos. Los resultados de este sistema de limpieza celular se han publicado en la revista ‘Cell’.

Un sistema de limpieza celular

Hasta ahora se había asumido que la mayoría de las células eran capaces de eliminar o reciclar sus productos de deshecho por sí mismas. Sin embargo, los investigadores han descubierto que este proceso requiere de una estrecha colaboración entre dos tipos celulares en el corazón. Es decir, de un sistema de limpieza celular.

De este modo, el material se transfiere desde los cardiomiocitos hasta los macrófagos, responsables últimos de eliminar los residuos. Que el corazón precise de una población de macrófagos para desempeñar labores de limpieza, sugiere que muchas enfermedades cardíacas con causa desconocida pueden tener su explicación en fallos de estos macrófagos. Así lo apuntan los expertos.

Otra posible implicación es la posible existencia de procesos similares para mantener la calidad de células especializadas en otros tejidos, como el cerebro,

El trabajo concluye que la identificación de la eliminación activa de mitocondrias derivadas de cardiomiocitos y otro material por los macrófagos establece un paradigma de cómo los fagocitos residentes contribuyen al mantenimiento general de los tejidos. La idea de que defectos del sistema inmune afecten la salud es un concepto con importantes consecuencias. Así este sistema de limpieza celular podría ser clave para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad cardiaca.