Investigadores de Mayo Clinic (Estados Unidos) que publican sus resultados en la revista ‘Liver Transplantation‘, han observado que las células del estroma mesenquimatoso hepático tienen cualidades inmunorreguladoras que las hacen más efectivas que las células similares derivadas de la médula ósea, grasa o tejido adiposo.

“Esto es muy interesante, dado que muchos ensayos en curso en todo el mundo usan células del estroma mesenquimatoso de la médula ósea o el tejido adiposo. Si se validan nuestros hallazgos, las células del estroma mesenquimatoso hepático serían una opción mucho mejor para ese tipo de aplicaciones terapéuticas”, han dicho los expertos.

“En esta investigación, encontramos que las células del estroma mesenquimatoso hepático eran mucho más potentes que sus contrapartes de otros tejidos en su capacidad para controlar la respuesta inmune, lo que puede explicar por qué los trasplantes de hígado son mejor tolerados”, añaden los investigadores.

También, prosiguen, puede explicar los motivos por los que la incidencia de rechazo renal en pacientes que se someten a un trasplante de riñón-hígado es significativamente menor que la de los receptores de trasplante de solo riñón. De hecho, se han observado resultados similares en otros trasplantes multiorgánicos que involucran el hígado, como los trasplantes combinados de corazón-hígado.