El único aliado de las personas en tiempos de pandemias y epidemias es el sistema inmunológico, en el caso específico del COVID-19 los más vulnerables son aquellos que tienen un sistema inmune comprometido.

La maestra en Nutrición Clínica, Yatzil Corona Gatica, comenta en declaraciones a EL MÉDICO INTERACTIVO México que la clave para tener un buen sistema inmunológico siempre será una buena alimentación, aún mejor si es personalizada y diseñada para las necesidades de cada organismo.

En los últimos meses las personas han comprado suplementos alimenticios y multivitamínicos con la esperanza de reforzar su sistema inmune, sin embargo, la maestra Corona, indica que toda suplementación debe ser personalizada contemplando en primer lugar el estilo de vida, la edad, las comorbilidades y deficiencias o insuficiencias del paciente.

Un ejemplo de esta personalización lo podemos encontrar en los casos de personas con comorbilidades, aquí el uso de suplementos o multivitamínicos debe ser controlado y adecuado en función de sus necesidades.

Recomendaciones

La experta recomienda que la alimentación debe ser suficiente, variada, equilibrada y adaptada, por ejemplo: tener un consumo de agua óptimo, una fuente de alimentos con vitamina C, como los cítricos; una fuente de Omegas, fáciles de encontrar en el pescado; una fuente de Zinc y Magnesio que pueden obtenerse de verduras de hoja verde como es la espinaca, los berros o las arúgulas, sin olvidar la fuente de proteína que de manera sencilla puede encontrarse en las carnes magras, es decir sin grasa, del pollo, la res o el cerdo.

Hay un tema especial con las personas que han decidido por convicciones personales no consumir carne, para estas personas hay opciones proteínicas que pueden acercarse al requerimiento de la carne magra, y aunque no llegan a ser equivalentes puede funcionar combinar alguna leguminosa con algún cereal, afirma.

La actividad física es esencial para poder mantener un sistema inmune óptimo, añade.

Consumo de azúcares

"De manera personal no recomiendo el consumo de azúcares añadidos, sin embargo, el cerebro necesita carbohidratos para funcionar de manera óptima y por esto recomiendo el consumo de tres frutas al día, si es que se tienen un adecuado régimen alimenticio. Puntualizó que en el caso de las personas con comorbilidades como es la diabetes, la hipertensión y otras, es necesario acudir con un especialista orientar su consumo de azúcares, pues hay alimentos que los contienen de manera natural y pueden consumirse de manera moderada sin que sea un riesgo", señala.

Inmunonutrición

Existe como opción una ciencia llamada inmunonutrición y refiere a la interacción entre la nutrición y el sistema inmunológico que se encarga de evaluar la respuesta del sistema a través de concentraciones normales o mayores con el fin de lograr un efecto farmacológico que mejore la función inmunológica, tal y como explica.

"Aquí la atención se centra en el intestino, el órgano inmunitario más grande del cuerpo, mismo que contiene el 65% del tejido inmunitario y más del 80% de las células productoras de inmunoglobulinas. Esta práctica es común en unidades de cuidados intensivos, misma en la que se han observado casos exitosos".