“Una alimentación adecuada proporciona los nutrientes imprescindibles para paliar los síntomas premenstruales”. Así lo ha indicado Sandra Ortega, ginecóloga de Vithas Castellón. Esta especialista ha comentado que el proceso inflamatorio del periodo puede causar dolor abdominal y de cabeza, inflamación de mamas, retención de líquidos o estreñimiento.

Asimismo, el factor hormonal puede influir en el estado de ánimo de la mujer y generar irritabilidad, tensión o inestabilidad emocional. Aparte de la alimentación, también ayuda a reducir la sintomatología la práctica de ejercicio y una adecuada exposición solar.

Paliar los síntomas premenstruales

Según Sandra Ortega, “la dieta tiene un papel fundamental en el síndrome premenstrual”. Una buena alimentación permite reponer las pérdidas ocasionadas. Por ello, ha aconsejado incrementar el consumo de alimentos ricos en hierro, potasio y magnesio. Igualmente, debe mantenerse una buena hidratación con agua, así como reforzar el aporte de las vitaminas C, B o E.

También la Clínica Dexeus ha valorado los alimentos que alivian el síndrome premenstrual.

  1. Hidratos de carbono: los de absorción lenta aportan energía de forma gradual y ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre. Además, actúan directamente sobre los niveles de serotonina.
  2. Vitamina B6: funciona sobre el sistema nervioso. Ayuda a eliminar el exceso de líquidos, aumenta los niveles de serotonina y evita la debilidad muscular y la somnolencia.
  3. Ácidos grasos omega 3: tienen acción antiinflamatoria.
  4. Vitamina E: ayuda a reducir la producción de prostaglandinas.
  5. Triptófano: interviene en la síntesis de la serotonina.
  6. Potasio: tiene un efecto regulador sobre el sistema nervioso y muscular.
  7. Magnesio: ayuda a reducir la retención de líquidos, la sensibilidad en los senos y la sensación de hinchazón.
  8. Hierro: es necesario para recuperar la sangre que se pierde durante la menstruación.
  9. Vitamina C: favorece la absorción del hierro.

Respecto a la vitamina D, Sandra Ortega ha destacado su labor en la fijación del calcio y fósforo en el organismo. Esta vitamina se ha relacionado también con la producción de serotonina. “La vitamina D podría beneficiar a las personas deprimidas y, por lo tanto, paliar la irritabilidad y estados depresivos que provoca en muchas mujeres el síndrome premenstrual”.

Menos cafeína y más actividad física

Sandra Ortega ha considerado necesario reducir el consumo de carne, proteínas animales, grasas saturadas y alimentos grasos. También se debe evitar un excesivo consumo de cafeína y bebidas con gas.

Respecto a la actividad física, la experta ha dicho que “las mujeres más activas tienen ciclos mucho más regulares y menos dolorosos”. El ejercicio ayuda a liberar endorfinas naturales que calman el dolor. Además, contribuyen a reducir la inflamación y la retención de líquidos. También puede ayudar a disminuir la ansiedad, aumentar la positividad y mejorar el estado anímico.