El correcto manejo del LDL pasa por un abordaje multidisciplinar. La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha elaborado un documento de consenso sobre Cómo mejorar el control lipídico en prevención primaria, que ha sido comentado por los doctores Carlos Guijarro Herraiz, de Medicina Interna del Hospital Universitario Fundación Alcorcón; Juan Carlos Obaya Rebollar, de Medicina Familiar del Centro de Salud de Alcobendas; por Carlos Escobar Cervantes, de Cardiología del Hospital Universitario La Paz; Vicente Pallarés Carratalá, de Medicina Familiar y coordinador del grupo de trabajo HTA y ECV de Semergen, y Vivencio Barrios Alonso, de Cardiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

El documento de consenso de la SEC, publicado en REC Cardio Clinics, tiene el foco puesto en una serie de recomendaciones para mejorar el control lipídico en pacientes en prevención primaria.

Según ha explicado  Vivencio Barrios, está hecho de una manera multidisciplinar por especialistas de Medicina Interna, fundamentalmente los que están trabajando en Unidad de Lípidos, Atención Primaria y con especialistas de Cardiología.

Los especialistas reunidos han comentado que es necesario evolucionar el manejo de estos pacientes y prueba de ello son los cambios que están produciendo, como es empezar con terapia combinada. Eso sí, siempre con la premisa de individualizar el tratamiento.

App para dislipemias

Una de las novedades de este documento de consenso es el desarrollo de una app, con la que el médico que atiende al paciente con dislipemia puede contar a la hora de consultar el tratamiento más adecuado para ese paciente. “Se trata de contar con más alternativas para poder individualizar el tratamiento”, ha apuntado Carlos Escobar.

A través de esta app, que estará disponible en la web de la SEC para que se la descarguen los especialistas interesados, se podrá obtener las opciones de tratamiento más adecuadas para un paciente en concreto, estratificado el riesgo y contemplado las variables específicas de cada persona, y no solo ateniéndose al riesgo ofrecido por las tablas de clasificación de riesgo, como el SCORE.

El cardiólogo también ha hecho hincapié en la importancia de considerar los cambios en el estilo de vida, que también irá pautados a través de la app. “La aplicación mostrará el algoritmo más adecuado para el día a día de nuestros pacientes”.

Primera causa de mortalidad

Carlos Guijarro ha recordado que, incluso durante la pandemia por COVID-19, las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la primera causa de mortalidad en nuestro país. Un tercio se producen antes de llegar al hospital, dato a tener muy en cuenta a la hora de manejar los factores de riesgo desde Primaria.

Para este control, “ahora contamos con todo el espectro de aproximación terapéutica para ofrecerles a nuestros pacientes un beneficio clínico completo”, ha apuntado el especialista.

El arsenal terapéutico se está ampliando y las combinaciones de fármacos son una opción para el manejo más óptimo de las dislipemias.

En este sentido, Juan Carlos Obaya ha apuntado que para ese mejor control del paciente, lo primero que se tiene que hacer desde Primaria es evaluar el diagnóstico, lo siguiente es analizar el riesgo cardiovascular de los pacientes que tienen dislipidemia y, a continuación, modificar el tratamiento. “Esa consecución de objetivos de control pasa por esa evaluación del riesgo”.

Las últimas recomendaciones apuestan por ser ambiciosos en la consecución de objetivos. Aquí hay que tener en cuenta la terapia combinada.

Vicente Pallarés ha comentado lo que dijo Salim Yusuf hace unos años: “la mejor comprensión de la biología de la aterosclerosis ha abierto vías para intervenciones terapéuticas que mejoran la prevención y el tratamiento de enfermedades ateroscleróticas…, no las desaproveches y beneficia a tus pacientes”.