Una calculadora electrónica valora factores pronósticos asociados a la mortalidad por COVID-19. Se trata de un proyecto impulsado por un equipo de investigadores internacional liderados por el Hospital Clínico San Carlos de Madrid y liderado por Iván Núñez Gil. Esta herramienta permite calcular de forma rápida, sencilla y gratuita el riesgo de fallecer por COVID-19 de los pacientes que contraen la infección. Mayor edad, hipertensión, obesidad o insuficiencia renal se encuentran entre los factores de riesgo de mortalidad más relevantes.

Esta iniciativa ha partido del Registro HOPE COVID-19 y ha contado con el apoyo de la Fundación Interhospitalaria para la Investigación Cardiovascular (FIC) y la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (IMAS).

Iván Núñez, especialista en Cardiología, ha comentado que en este proyecto se ha establecido “una serie de factores pronósticos asociados a la mortalidad fáciles de obtener en la práctica clínica”. Con estas variables, se ha creado una calculadora electrónica que valora la probabilidad de que el paciente fallezca en una escala del 1 al 4.

Mortalidad por COVID-19

Los responsables de este proyecto han analizado los datos de 1.021 pacientes dados de alta por COVID-19 de 23 hospitales en 4 países entre el 8 de febrero y el 1 de abril de 2020. Para la definición de las características clínicas de los pacientes, solo se consideraron a las personas procedentes de Italia y España.

La edad media de los pacientes seleccionados en el estudio fue de 70 años, el 59,6% de los cuales eran varones. Las comorbilidades más frecuentes fueron hipertensión (51,3%), displidemia (40%), obesidad (23,5%) y diabetes (19,5%). Los síntomas más comunes en el ingreso fueron fiebre (78,2%), tos y disnea en más del 50% de los casos. Además, había baja saturación de oxígeno en el 38% de los pacientes. De esta manera, los factores de riesgo de mortalidad más relevantes han sido edad avanzada, hipertensión, obesidad, insuficiencia renal e inmunosupresión. También han destacado la saturación de oxígeno por debajo del 92% y la elevación de la proteína C-reactiva.

La edad modula los factores de riesgo

Los autores de esta investigación han indicado que la edad actúa como “un modulador de los factores de riesgo”. En los casos de pacientes menores de 70 años, la obesidad y la inmunosupresión tienen un riesgo más pronunciado. La hipertensión estaba asociada a mayor mortalidad en personas mayores de 70 años. “Esto puede ser debido a que el envejecimiento reduce la capacidad de responder al estrés agudo y, por tanto, protege de las influencias negativas de nuestros sistema inmunitario y adaptativo”, ha indicado Iván Núñez.

Respecto a los tratamientos, el estudio recoge que el 79,2% de los pacientes han recibido hidroxicloroquina, y el 67,6%, antivirales. Los investigadores han apuntado que la hidroxicloroquina podría asociarse con un beneficio de supervivencia, si bien son necesarios más ensayos adicionales.

El estudio, titulado Mortality risk assessment in Spain and Italy, insights of the HOPE COVID-19 registry, corresponde a un análisis intermedio del Registro, el cual cuenta con más de 8.000 pacientes. El trabajo se ha publicado en la revista Internal and Emergency Medicine.