El Día del Cooperante es una fecha destinada a todas las personas que se dedican profesionalmente a la cooperación internacional para el desarrollo y a la acción humanitaria. Según la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), son más de 2.620 los españoles que entregan su tiempo y capacidades para conseguir un mundo más justo en el exterior. De los mismos, una gran parte se dedican al voluntariado médico.

La Fundación para la Cooperación Internacional de la Organización Médica Colegial (FCOMCI) ha querido recordar que ya son 10 años defendiendo el voluntariado médico. Tomás Cobo, vicepresidente primero de la FCOMCI y cooperante, señala que el objetivo fundamental de esta Fundación es ayudar a los médicos cooperantes y voluntarios.

En concreto, se encarga de informar de la situación en terreno, e identificándoles como médicos especialistas a través del Certificado de Idoneidad.

Cabe recordar que un 56 por ciento de los cooperantes son mujeres y el 85 por ciento es mayor de 35 años. Un 45 por ciento se encuentra desplazado en África Subsahariana. Otro 24 por ciento está asentado en América del Sur, y un 13 por ciento en América Central y el Caribe. Por último, el 6 por ciento está en Asia y Pacífico, un 6 por ciento en Magreb y un 1 por ciento en Europa.

Voluntariado médico en 2020

La labor de esta Fundación para el voluntariado médico se ha visto reforzada en esta pandemia. En concreto, cinco profesionales viajaron a la capital para hacer frente a la COVID-19 en Mauritania.

“Con esta misión organizada y coordinada en tiempo récord la Fundación ha vuelto a desempeñar un papel fundamental como vehículo de solidaridad de la profesión médica”, insiste Cobo.

Pese a ello, queda mucho trabajo por hacer. De esta forma, lo fundamental es no restringir el voluntariado a campañas médico-quirúrgicas puntuales. Así, es necesario avanzar en la capacitación del personal local, que sea la base de la atención para la población, y que reciba formación y apoyo de los voluntarios.