Investigadores del Cima Universidad de Navarra han presentado avances en la supervivencia de cáncer de pulmón de células no pequeñas. En concreto, han demostrado que una estrategia combinada de inmunoterapia aumenta notablemente la supervivencia de modelos animales El trabajo, realizado gracias al apoyo de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), abre la vía a terapias más efectivas.

El cáncer de pulmón es uno de los tumores más frecuentes. A pesar del avance en su prevención (disminuyendo el consumo de tabaco) y el desarrollo de nuevas terapias, la tasa de recaída es elevada. Por ello es fundamental conocer los mecanismos de resistencia al tratamiento

Ventajas de la estrategia combinada

Las primeras autoras de este trabajo son Esther Redín e Irati Garmendia. Para el mismo se ha utilizado una estrategia combinada del tratamiento de inmunoterapia (anti-PD-1) y dasatinib. Este último es un fármaco ya aprobado para el tratamiento de la leucemia.

La terapia anti-PD-1 permite que las propias defensas del paciente reconozcan y ataquen a las células tumorales. Este tipo de terapias han supuesto una gran mejora en el tratamiento del cáncer de pulmón de células no pequeñas. Sin embargo, su efecto se ve limitado por determinadas células sanas presentes en el microambiente tumoral.

Por otra parte, estudios anteriores describieron que el aumento de una molécula (YES1) en un grupo de pacientes se asocia con un peor pronóstico. Entonces sugirieron el efecto terapéutico del dasatinib. En este ensayo se a confirmado la implicación de YES1 en el microambiente tumoral. En concreto, la expresión de esta proteína se asocia con un mayor número de células T reguladoras (Tregs), que provocan un ambiente inmunosupresor. Tras estos resultados, propusimos la estrategia combinada de dasatinib y anti-PD1 y demostramos que reduce drásticamente el tamaño del tumor”, resume Luis Montuenga, jefe de grupo del CIBER de Cáncer (CIBERONC).