La Farmacología Clínica, especialidad médica centrada en mejorar el uso de los medicamentos y su investigación, ha celebrado el 6 de mayo el Día Mundial de la especialidad. Lo ha hecho bajo el lema World Smart Medication Day. Uno de los temas que ha centrado la misma ha sido la búsqueda de una prescripción más racional.

Según los expertos, tener en cuenta las necesidades y las expectativas del paciente, es clave para conseguir una prescripción más racional y segura. Especialmente en el paciente pluripatológico y polimedicado. En el mismo, es importante tener en cuenta, especialmente, la funcionalidad y grado de fragilidad. Estos son factores determinantes para la aparición de efectos indeseados.

No obstante, la probabilidad de que acontezcan se multiplica en el caso de polimedicación. Además, suelen ser cuadros más graves cuando se asocian a prescripciones inapropiadas. En este sentido, la fragilidad debe ser entendida como un estado fisiopatológico. El mismo predispone al anciano que la presenta a una mayor vulnerabilidad a tener enfermedades y efectos adversos. Todo ello vendría derivado de un declive en múltiples sistemas orgánicos. Siendo así, los expertos apostaban por entender la fragilidad como la antesala de la discapacidad. En este estado, una buena revisión de la medicación resulta crucial.

Herramientas para una prescripción más racional

En este contexto, la experiencia adquirida con intervenciones educativas que han demostrado ser beneficiosas para una prescripción más racional. Es el caso del curso eMULTIPAP para médicos de familia. Este tiene un enfoque de atención centrada en el paciente con multimorbilidad para la identificación de sus necesidades y expectativas, buscando su implicación y adherencia.

En este mismo contexto, se han presentado los resultados de un ensayo clínico aleatorizado en clúster, MULTIPAP. Este se ha realizado en tres comunidades autónomas. Sus resultados que ofrecen información de cara a mejorar las prescripciones y ciertos indicadores clínicos.