Investigadores de Houston (Estados Unidos) han identificado, mediante la combinación de métodos informáticos e investigación de laboratorio, que una proteína del cáncer de ovario puede contribuir a la disminución de la función cerebral y desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

En el trabajo, publicado en la revista ‘EBiomedicine‘, los expertos han informado de un nuevo papel de la proteína OCIAD1 en las células cerebrales humanas, observando que daña las neuronas y las sinapsis en el cerebro, lo que contribuye a la neurodegeneración en la enfermedad de Alzheimer.

“Nuestra investigación aborda una cuestión fundamental de la enfermedad de Alzheimer: cómo, o si, la acumulación de beta amiloide que se puede ver hasta dos décadas antes del deterioro de la función cerebral está involucrada en la neurodegeneración progresiva”, han dicho los investigadores.

En el trabajo, aplicaron una estrategia de biología del sistema para encontrar un mecanismo diferente de neurodegeneración en la enfermedad de Alzheimer. De esta forma, detectaron OCIAD1 como un nuevo factor relevante para la neurodegeneración, predijeron su función y demostraron que media el impacto a largo plazo de la beta amiloide en células y daños sinápticos al afectar la función de las mitocondrias.

Ahora, los científicos van a examinar si OCIAD1 desempeña un papel en la interacción entre dos cambios conocidos en la enfermedad de Alzheimer: los agregados beta amiloide y tau. Si es así, la investigación adicional se centraría en el potencial de OCIAD1 como biomarcador u objetivo terapéutico.