Los nuevos tratamientos basados en el conocimiento de la biología molecular y diseñados para actuar sobre nuevas dianas terapéuticas se han ido incorporando al tratamiento de cada vez más tumores. Sin embargo, no se disponía de ninguno para el cáncer de ovario, precisamente uno de los más necesitados de opciones eficaces, limitadas a la cirugía y la quimioterapia. Esta situación acaba de mejorar, ya que la Unión Europea acaba de aprobar el uso de Avastin (Bevacizumab) en combinación con quimioterapia (carboplatino más paclitaxel) como tratamiento de primera línea en mujeres con cáncer de ovario avanzado tras la cirugía.

Esta decisión supone que con Bevacizumab se incorpora al arsenal terapéutico la primera terapia biológica que ha mostrado eficacia y uno de los escasos avances relevantes de la última década contra este tipo de cáncer, que cada año se diagnostica a unas 220.000 mujeres.

Según el director médico y responsable de Desarrollo Global de Productos de Roche, Hall Barron, “la aprobación europea representa el primer avance importante en quince años para este tumor. Con esta autorización, el de ovario se convierte en el quinto tumor en cuyo manejo figura Avastin como opción de tratamiento en Europa. Este antiangiogénico es uno de los fármacos biológicos con indicación en varios tipos de cáncer”.

El visto bueno europeo viene avalado por los resultados de dos ensayos fase III (GOG0218 e ICON7) que mostraron  que utilizar el antiangiogénico Bevacizumab y quimioterapia en primera línea y después mantener el tratamiento sólo con el antiangiogénico conseguía aumentar la supervivencia libre de progresión (SLP) frente al uso en solitario de la quimioterapia en pacientes con la enfermedad avanzada.

La aprobación detalla que Bevacizumab debe utilizarse en combinación carboplatino y paclitaxel como tratamiento de primera línea para el cáncer epitelial de ovario avanzado (estadios IIIB, IIIC y IV), cáncer primario de peritoneo o cáncer de trompas de Falopio. El antiangiogénico se administra conjuntamente con los seis ciclos de quimioterapia (comenzando desde el segundo ciclo) para luego mantener a la paciente recibiendo Bevacizumab en monoterapia hasta la progresión de la enfermedad o por un tiempo máximo de quince meses.

La dosis recomendada es de 15 mg / kg de peso corporal una vez cada tres semanas por perfusión intravenosa.