el tratamiento de fertilidad utilizando una técnica llamada vitrificación es seguro, aunque las mujeres tienen menos probabilidades de quedar embarazadas