La adherencia al tratamiento en patologías cónicas es un problema no resuelto y de gran magnitud. Tanto que se considera uno de los grandes retos de la Medicina del siglo XXI. Por ello, la investigación en este campo es fundamental. Con este objetivo, el Grupo OAT (Observatorio de la Salud) ha publicado dos artículos. Uno en la International Journal of Environmental Research and Public Health (IJERPH). Otro en la European Journal of Clinical Pharmacology.

Se trata de las conclusiones extraídas de su Estudio Nacional de Adherencia en Patologías Crónicas. Este ha sido llevado a cabo en 132 farmacias comunitarias de España. Para ello ha contado con 6.327 pacientes crónicos que acudían a retirar su medicación. Entre las mismas destaca que uno de cada dos enfermos no se adhiere al tratamiento farmacológico. También la existencia de una asociación entre la no adherencia, la automedicación y un peor estilo de vida.

Otra de las conclusiones clave es que el método de autoinforme sobre si toman o no la medicación es un predictor muy fuerte para identificar a los pacientes no adherentes. Así, la adherencia autoinformada es un predictor útil de la no adherencia. Especialmente cuando los pacientes con patologías crónicas reconocen tener dificultades para tomar su medicación todos los días.

Claves de la adherencia en patologías crónicas

No obstante, el conocimiento de las variables asociadas tanto con la sobreestimación como con la subestimación es útil para permitirnos identificar la adherencia al tratamiento con mayor precisión en estos pacientes. En este sentido, las farmacias comunitarias son “lugares ideales” para ayudar a los equipos de Atención Primaria en el control de patologías crónicas. Estas pueden ayudar mediante la identificación de pacientes no adherentes a su tratamiento.

Para José Luis Casteig, presidente del Grupo OAT, esta publicación representa una “continua necesidad” de seguir profundizando para mejorar la falta de adherencia. “En ese sentido, es también muy importante investigar sobre el papel realizado en estos momentos por los profesionales sanitarios sobre adherencia en sus pacientes. Así,  a partir de ese conocimiento, realizar actuaciones para implicar en mayor medida a dichos profesionales en la consecución de una mayor adherencia. Para ello creemos que es fundamental la cooperación entre Medicina, Enfermería y Farmacia”, resalta Cortés.