Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado una nueva tecnología podría mejorar el diagnóstico de enfermedades como el cáncer y medir la eficacia de fármacos. Se trata de una serie de microdispositivos que permiten distinguir las células tumorales de las células sanas del mismo tejido. En concreto, permite medir de manera simultánea las propiedades mecánicas y ópticas de células individuales.

Según Montserrat Calleja, investigadora del CSIC en el Instituto de Micro y Nanotecnología de Madrid, “en este estudio presentamos una metodología experimental que consiste en unos capilares de vidrio huecos (una especie de microtubos muy finos) a través de los cuales se hacen fluir las células”. Respecto al funcionamiento de los microdispositivos, la experta explica que “cuando las células pasan por su interior producen cambios en la frecuencia de resonancia y en la reflectividad óptica de los capilares, que son captados por una sonda (un rayo láser). Esta sonda registra simultáneamente los cambios mecánicos (movimiento) y ópticos (luz) producidos, y a partir de estos identifica cada tipo de célula individualmente”.

Asimismo, según el trabajo del CSIC, estos microdispositivos permiten medir, de manera simultánea, la masa boyante de células individuales y su reflectividad con un rendimiento de 300 células por minuto”. Además, a diferencia de otras aproximaciones previas, estos dispositivos son transparentes, de manera que ambas magnitudes se pueden medir utilizando un único rayo láser y sin interrumpir el flujo de las células por el interior de los dispositivos.

Estos dispositivos han sido probados con éxito en células de adenocarcinoma de cáncer de mama y en células similares que no generan tumores. Los resultados, que se publican en la