Urkullu reafirma que mejorar Osakidetza será prioritario en 2023. Así lo ha manifestado el presidente del País Vasco en su mensaje de fin de año.  "Salud y calidad de vida". Estos son los dos retos principales de lo que resta de legislatura en el País Vasco.

El lehendakari ha sido meridianamente claro en su discurso en el Palacio de Ajuria Enea, y ha querido atajar cualquier atisbo de duda sobre su apuesta por la Sanidad pública vasca, tampoco ha eludido los últimos problemas que han saltado a la opinión pública sobre la necesidad de incrementar el número de profesionales y poner en marcha modelos de gestión en red.

“Seguiremos reforzando la plantilla profesional de Osakidetza”, ha señalado contundente. “Vamos a priorizar la mejora de la Atención Primaria en una única Osakidetza de la que todos somos parte y compartimos como sistema público”, ha sentenciado.

Mejorar

Para el presidente Urkullu, en el año que entra, se debe de apostar por lograr un  “equilibrio” entre los aspectos económicos, sociales, emocionales y de salud pública. Sin embargo, ha insistido en que la prioridad en estos momentos sigue siendo “la salud pública”. Una Sanidad púbica que tenga presente a todas aquellas personas más “vulnerables de nuestro entorno y que más ayudan necesiten".

Iñigo Urkullu discurso fin de año centrado en Sanidad

Urkullu en su discurso fin de año hizo una apuesta decidida por la Sanidad.

La determinación del Ejecutivo vasco es seguir mejorando un sistema de salud "del que nos hemos sentido siempre orgullosos", ha asegurado. "A pesar de las dificultades a las que se ha tenido que enfrentar tras la crisis sanitaria mundial, continúa siendo de calidad y universal".

Salud

En su intervención, Urkullu ha afirmado asumir las críticas recibidas en los últimos meses por colectivos sanitarios, al tiempo que comparte y comprende “la desazón por no poder ofrecer soluciones y certezas ante esta pandemia que es una prueba de esfuerzo permanente".

Asimismo, ha explicado que la pandemia "afecta a todos por igual" y ha afirmado que "Euskadi es una comunidad comprometida".

Aunque las vacunas están jugando un papel decisivo, ha reconocido que no hay que bajar la guardia en ninguno de los peligros sanitarios que nos acechan. "Es una tarea no exenta de problemas y dificultades", ha admitido.

Tensión

Ha citado como el principal de ellos una pandemia que ha cambiado las reglas del juego y que anticipa un horizonte de incertidumbre, ante las ominosas noticias que llegan desde China. “Ha puesto en el centro la atención sanitaria y sociosanitaria. Ha tensionado todos los sistemas sanitarios en el mundo, también el nuestro”.

“Nadie estaba preparado para ello”, ha apostillado. Tras sumarse a los deseos generalizados de buena salud, ha aseverado que “nuestra responsabilidad es hacer posible que ese deseo sea una realidad. No vamos a escatimar esfuerzos para lograrlo”.  "La salud es nuestro bien más preciado y un objetivo que une a toda la sociedad”.

Por último, Urkullu ha recordado a todas las víctimas de la pandemia y ha pedido "mantener el esfuerzo individual y colectivo", al tiempo que ha reconocido el esfuerzo de los sanitarios.