El consumo prolongado y frecuente de bebidas alcohólicas genera más de 200 problemas de salud física y mental, advierten especialistas de la Secretaría de Salud.

La OMS reporta que en el mundo se registran al año aproximadamente tres millones de muertes como consecuencia del consumo de alcohol. Lo anterior representa 5.3 por ciento de las defunciones y 5.1 por ciento de la morbilidad y lesiones.

Los padecimientos derivados de las bebidas alcohólicas pueden ser:

  • Trastornos mentales y de la conducta.
  • Demencia.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Intoxicación.
  • Enfermedades hepáticas.
  • Enfermedades estomacales.
  • Problemas cerebrovasculares.
  • Padecimientos cardiovasculares.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.

 

Además, también puede ocasionar traumatismos involuntarios, incapacidad prematura, anemia, deterioro de la función sexual, cáncer del tracto digestivo, boca, garganta, laringe, esófago, hígado, colon y recto, mama y a nivel cerebral.

De manera adyacente, el alcoholismo está asociado con enfermedades de transmisión sexual por prácticas de riesgo, accidentes de tránsito, comportamiento violento. Así como a vandalismo, problemas con la autoridad, suicidio y abortos involuntarios, entre otros.

Jóvenes empiezan a beber antes de los 18 años

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) señala que en México la edad promedio de inicio en el consumo de alcohol es de 17.9 años. Los hombres empiezan a los 16.7 años y las mujeres a los 19.2 años.

El primer contacto de los jóvenes con estas bebidas ocurre entre entre amigos o incluso en los propios hogares. Así lo señaló el director de la Oficina Nacional para el Control de Alcohol y Tabaco, en la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), Carlos Gámez Espinoza.

Asesoría dirigida a la población

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el alcoholismo es una enfermedad en la que se ingieren de manera frecuente cinco o más copas estándar por ocasión en el caso de los hombres, y más de cuatro por parte de las mujeres.

En entrevista, Gámez Espinoza precisó que el Centro de Atención Telefónica, la Línea de la Vida 800 911 2000, brinda asesoría especializada a toda la población. Incluyendo a niñas, niños, adolescentes, sobre prevención y tratamiento del consumo de sustancias psicoactivas.

Al respecto, la subdirectora de la Línea de la Vida de Conadic, Alexiz Bojorge Estrada, dio a conocer que en 2021 se recibieron 81 mil 738 llamadas y 50 mil 087 personas fueron atendidas.

Impactos de su consumo

Durante 2022 se brindaron apoyo a 68 mil 299 personas, de las cuales el 37 por ciento fue por problemas con el consumo de alcohol.

El alcohol es la sustancia de inicio en el consumo de productos psicoactivos en personas entre los 15 y 20 años, sobre todo hombres.

En tanto, el 43 por ciento de las personas identifica que lo usa para sentirse mejor, 26 por ciento para relajarse, 13 por ciento para socializar y 18 por ciento por otras razones.

La tolerancia del organismo a las bebidas alcohólicas depende de la cantidad, el grado de alcohol, tiempo transcurrido entre una ingesta y otra, sexo y peso corporal. Así lo refiere la coordinadora de la Clínica de Trastornos Adictivos del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de Fuente Muñiz”, Diana Pérez Molina.

Advirtió que lo ideal es no consumir alcohol; en caso contrario, es fundamental ingerir alimentos antes, prolongar hasta una hora por copa, no mezclar con medicamentos. Ni tampoco con sustancias psicoactivas y evitar ingerir por ocasión diferentes tipos de bebidas embriagantes.

Ambos especialistas coincidieron en que las sustancias embriagantes son altamente adictivas, sobre todo en quienes tienen predisposición genética a consumirlas. Asimismo, influyen la publicidad, amistades y las redes sociales.