Redacción .- Durante las mesas redondas celebradas dentro del VIII Congreso Nacional de la Sociedad Espñola de Farrmacéuticos de Atención Primaria se ha hecho una revisión de los nuevos modelos de gestión clínica y las ventajas que aportan en el uso adecuado de los fármacos y sobre todo se ha analizado el papel de las nuevas tecnologías como herramientas de apoyo a la prescripción. En estos coloquios, además, se ha dado una visión completa sobre el papel de los distintos actores implicados en la atención sanitaria (desde el paciente a la industria, pasando por médicos, farmacéuticos y administración), a través del análisis de diversas experiencias.

Los expertos reunidos en Marbella han insistido en que las nuevas tecnologías han supuesto una revolución en la relación de los ciudadanos con la administración, en general, y con las estructuras de atención sanitaria en particular. En su intervención, Pablo García López, médico de familia del Centro de Salud La Cartuja, de Granada, y miembro de la Sociedad Andaluza de Medicina de Familia (samFYC) ha valorado la aplicación de estas nuevas tecnologías en el proceso de prescripción de medicamentos en el trabajo diario y ha señalado que "permite, además de extender la receta, informar al paciente y evaluar el cumplimiento terapéutico," siendo otras ventajas que presenta este sistema frente a la prescripción tradicional, la disminuicion errores de legibilidad, detectar interacciones entre fármacos y alertar de efectos adversos y contraindicaciones.

Por su parte, Antonio Peinado Álvarez, subdirector de Farmacia y Prestaciones del Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha hablado de la Historia Digital de Salud del Sistema Sanitario de Salud de Andalucía, a través del proyecto "Diraya", que supone la integración de toda la información sanitaria del usuario, y la posibilidad de que sea compartida y consultada por los distintos profesionales implicados en su atención sanitaria. Y ha insistido en que "la receta electrónica y la implantación de la historia clínica digital supondrán mejoras para los ciudadanos en la atención sanitaria que reciben y en la accesibilidad a los servicios y a la información."

La intervención de Manuel Machuca González, farmacéutico comunitario y miembro del Grupo de Investigación en Farmacoterapia y Atención Farmacéutica de la Universidad de Sevilla. se ha centrado en la aportación de los farmacéuticos comunitarios al proyecto de receta electrónica, conocido como "Receta XXI". Según indicó con su aplicación el paciente acudirá con menor frecuencia a las consultas médicas, cobrando fuerza el papel del farmacéutico comunitario, que deberá prestar más atención a los pacientes. También va a suponer que los profesionales del sistema puedan compartir la información sobre los enfermos, evitando errores y ahorrando costes.

Esta mesa redonda, ha contado tabién con la presencia de Elaine McColl, representante del Centre for Health Services Research. University of Newcastle upon Tyne, en el Reino Unido, quien ha abordado el tema de la introducción de las guías de práctica clínica en el trabajo diario con respecto al manejo de enfermedades crónica. McColl pertenece al equipo de Evaluación por Ordenador de Directivas en el Norte de Inglaterra (COGENT), cuyo objetivo es evaluar los sistemas de soporte de decisión por ordenador (CDSS, siglas en inglés) como estrategia para la implementación de las guías clínicas de asma y angina de pecho en Atención Primaria. Si bien se reconocieron algunos resultados positivos de este proyecto, la principal conclusión fue que el CDSS no ofrecía suficientes ventajas y su utilización fue escasa, principalmente por el tiempo que requería su consulta y que no era suficientemente "inteligente" para trabajar con la complejidad de la enfermedad crónica en la consulta de Medicina general., si bien según indicó esta experta sus expectativas de progreso son prometedoras.

Implicación de los profesionales y uso de guías de práctica clínica

En otra de las mesa redondas celebradas se ha abordado la contribución del Farmacéutico de Atención Primaria (FAP) a los procesos de gestión clínica para el uso racional de los medicamentos. El director general de Organización de Procesos y Formación de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, Antonio Torres Olivera, ha hablado sobre la gestión de procesos y uso adecuado de medicamentos en la citada comunidad, y ha indicado que las expectativas de calidad generadas en los ciudadanos por la tecnología obligan a analizar la función de los profesionales de la salud desde una visión integral de la atención sanitaria. Para ello, "es necesario establecer procesos asistenciales que consigan implicar a los profesionales sanitarios en la mejora de los servicios prestados a los ciudadanos" indicó Torres Olivera, quien añadió que estas iniciativas se concretan en acciones que se están llevando a cabo en Andalucía, deben ser impulsadas por los niveles directivos de la organización sanitaria, para facilitar su desarrollo y aplicación.

En su intervención Arritxu Etxeberria Agirre, farmacéutica de Atención Primaria de Osakidetza -Servicio Vasco de Salud ha presentado su experiencia en la elaboración de una guía de práctica clínica sobre hipertención, analizando todos los pasos de creación de este conjunto de recomendaciones desarrolladas de forma sistemática para ayudar a los profesionales y pacientes en la toma de decisiones para una atención sanitaria apropiada en unas circunstancias clínicas concretas. Según explicó Etxeberría, la importancia de la guía no reside sólo en su elaboración, sino en su difusión entre los profesionales y su aplicación. De ella depende que la guía sea o no una herramienta útil para el conocimiento de nuevas evidencias, la aplicación en la práctica diaria y la mejora de la asistencia a los pacientes.