Los científicos de la Universidad de Minnesota en Minneapolis han utilizado los ultrasonidos para trasplantar células que restablecen la producción de insulina en los pacientes diabéticos. El método, que es poco invasivo y da lugar a escasas complicaciones, se ha presentado durante la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica que se celebra estos días en Chicago (Estados Unidos).

Según los científicos, con esta técnica los islotes de células donadas se inyectan en los pacientes diabéticos para que puedan restablecer la producción de insulina, deteniendo la progresión de la enfermedad. El estudio incluyó a 13 pacientes con diabetes tipo 1.

Protocolo libre de esteroides

El método incluye un protocolo libre de esteroides para suprimir el sistema inmune y que el organismo acepte las células trasplantadas. Los investigadores también han desarrollado una fórmula especial de sutura de la herida abierta en la piel que evita muchas de las complicaciones comunes a otras técnicas utilizadas en el trasplante de células pancreáticas.

Treinta días después del proceso los 13 pacientes estaban produciendo insulina sin necesitar inyecciones extra y que ninguno experimentó complicaciones importantes. Durante este tipo los pacientes fueron controlados de forma rigurosa a través de pruebas de funcionamiento hepático y pruebas hematológicas en general.