Estar vacunado con al menos dos dosis de las vacunas de Pfizer reduce la mayoría de los síntomas a largo plazo, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Bar-Ilan (Israel) y que ha sido publicado en la revista ‘npj Vaccines’.

En el trabajo, ocho de los diez síntomas informados con mayor frecuencia se detectaron entre un 50 y un 80 por ciento menos entre las personas que recibieron al menos dos dosis de la vacuna contra el COVID-19, en comparación con las que no recibieron ninguna dosis.

En concreto, los síntomas más comunes informados (fatiga, dolor de cabeza, debilidad de las extremidades y dolor muscular persistente) se redujeron en un 62 por ciento, 50 por ciento, 62 por ciento y 66 por ciento, respectivamente. Otros síntomas comúnmente informados, como la dificultad para respirar, se redujeron hasta en un 80 por ciento.

"Debido a que la Covid-19 prolongada parece afectar a tantas personas, era importante para nosotros verificar si las vacunas podían ayudar a aliviar los síntomas. Cada vez es más claro que las vacunas protegen no solo contra la enfermedad sino, como sugieren los resultados de este estudio, contra la infección prolongada efectos a largo plazo, que a veces cambian la vida, de Covid-19″, ha dicho.