Investigadores de la Universidad McMaster en Canadá descubrieron que los niños que reciben años de vacunas contra la gripe específicas de la temporada desarrollan anticuerpos que también brindan una protección más amplia contra nuevas cepas, incluidas aquellas capaces de causar pandemias.

Los hallazgos, publicados en la revista ‘Cell Reports Medicine’, podrían ayudar en el diseño de una vacuna universal contra el virus de la gripe para niños, que son especialmente vulnerables a complicaciones graves de la influenza, como neumonía, deshidratación y, en casos excepcionales, la muerte.

"Se sabe poco sobre cómo la vacunación contra la gripe estacional afecta las respuestas inmunitarias de los niños, que son una fuente importante de transmisión de la gripe y un grupo de muy alto riesgo", explica Matthew Miller, autor principal del estudio y profesor asociado en el Instituto Michael G. Instituto DeGroote para la Investigación de Enfermedades Infecciosas.

Los niños y los adultos son fundamentalmente diferentes en sus respuestas inmunitarias al virus de la influenza, explica Miller, cuyo laboratorio es parte de Global Nexus for Pandemics and Biological Threats de McMaster. A diferencia de los niños pequeños, la mayoría de los adultos han sido infectados y vacunados contra la gripe muchas veces a lo largo de su vida.

Diferencia en la respuesta inmunitaria

"Cuando administramos vacunas para adultos, generan una respuesta inmunitaria muy específica contra las cepas estacionales. Los adultos simplemente no generan respuestas inmunitarias a las vacunas contra la gripe estacional capaces de protegerlos de los virus pandémicos como pueden hacerlo los niños", explica.

Los investigadores pasaron tres años estudiando las respuestas inmunitarias en niños de entre 6 meses y 17 años. Descubrieron que a medida que los niños crecían, se volvían menos capaces de producir anticuerpos ampliamente protectores, debido a su exposición repetida a la gripe, a través de la infección o la vacunación.

Regreso de la gripe mas peligrosa

Si bien las medidas relacionadas con el COVID-19, como el distanciamiento y el uso de mascarillas, también han resultado en tasas más bajas de influenza, Miller advierte que la influenza regresará, posiblemente en formas peligrosas. La influenza ha causado cinco pandemias en los últimos 100 años.

Gripe del 18

La gripe de 1918-19 mató a aproximadamente 50 millones de personas en todo el mundo en un momento en que la población mundial era de aproximadamente 1.800 millones, menos de una cuarta parte de lo que es hoy. Para el estudio, los investigadores también compararon dos formas de vacuna: la vacuna contra la gripe convencional y una vacuna en aerosol nasal que funciona en el tracto respiratorio superior, donde la infección se arraiga primero.

Ambos funcionaron igual de bien en la generación de anticuerpos ampliamente protectores, lo cual es una buena noticia para los padres que buscan una alternativa indolora a las agujas. "Este es un hallazgo importante porque significa que tenemos flexibilidad en cuanto al tipo de vacunas que podemos usar para hacer una vacuna universal para niños. Ahora sabemos que el sistema inmunitario de los niños es mucho más flexible que el de los adultos cuando se trata de poder enseñarles cómo generar estas respuestas protectoras generales", añade Miller.