E.P. Barcelona.- Las vacunas terapéuticas que permitirán interrumpir durante algunos períodos los tratamientos antirretrovirales que se administran a enfermos de sida podrían ser una realidad en dos o tres años, según ha asegurado el jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico de Barcelona, Josep María Gatell, quien ha participado este fin de semana en el IX Simposium "Por un mundo sin VIH", celebrado en la localidad catalana de Sitges.

Este tipo de vacunas, que no son preventivas, permitirían "activar el sistema inmunológico para que combata el virus" e "interrumpir, aunque sea transitoriamente, la administración de tratamientos antirretrovirales", aseguró Gatell. "El objetivo es que estas vacunas permitan controlar la infección", añadió este experto, quien calificó el posible avance de "muy importante".

Las vacunas se han experimentado con mucho éxito en animales de laboratorio y actualmente varios grupos de España, Francia y Estados Unidos han iniciado los primeros ensayos con humanos, aunque los primeros resultados "no están siendo tan alentadores", explicó Gatell. "Todavía se está experimentado su seguridad, así como las dosis de administración adecuadas", precisó.

Esta familia de posibles vacunas evitaría que algunos enfermos con el virus del sida se vieran obligados a "recibir tratamientos antirretrovirales para siempre", que, en ocasiones, provocan "problemas de toxicidad", según Gatell. Los candidatos a recibir estas vacunas serían personas con el VIH que actualmente "tienen el virus controlado", lo que supone un 40 por ciento de los infectados.

Respecto al periodo durante el cual se podrían interrumpir los tratamientos antisida convencionales, Gatell no se aventuró, aunque advirtió que "cualquier paréntesis en la administración de los antirretrovirales, aunque sea de seis meses o un año, ya es importante". "Al paciente le das mejor calidad de vida, evitas toxicidad y también supone menos gasto para el sistema sanitario".

Fármacos para combatir la hepatitis C

Aparte de las vacunas terapéuticas, otro de los temas que se han debatido en el congreso de Sitges han sido los nuevos tratamientos para combatir la coinfección por el virus de la hepatitis C y el virus del sida. Los expertos calculan que más de la mitad de personas que conviven con el VIH están también infectadas por hepatitis C, ya que ambas enfermedades tienen vías de transmisión similares.

Una de las últimas novedades en el tratamiento de la hepatitis C son los denominados interferones pegilados que hace más de un año que están en el mercado español. El último de esta generación de fármacos, el interferón pegilado alfa-2a, combinado con ribavirina, puede conseguir un porcentaje de curación de hasta el 90 por ciento, según informó el profesor de Medicina Peter Ferenci.

Durante la reunión, los especialistas debatirán sobre el momento en que los enfermos con el VIH deben iniciar los tratamientos antirretrovirales, una cuestión sobre la que todavía "no hay consenso", reconoció el presidente de la Sociedad Americana de SIDA, Paul Volverding, quien reclamó la elaboración de "pautas internacionales".

Según este experto, el momento en que debe iniciarse el tratamiento antirretroviral "es una decisión individual" que "depende de cada paciente, en función de su carga viral y de la pérdida de células del sistema inmunológico". No obstante, consideró "importante" que se acuerde "una pauta de mínimos".