Los días 10, 11 y 12 de junio se celebrará  en el Palacio de Congresos de Valencia una nueva edición del Congreso EMDR Europa. El evento reunirá a profesionales de la Psiquiatría y la Psicología con formación en la terapia del trauma. El tema central es la resilencia, una elección justificada en  el marco de la pandemia “donde es crucial la prevención de los efectos a largo plazo en el  bienestar mental de las personas”, explica Isabel Fernández, presidenta de EMDR  Europa.

La presidenta añade que "mejorar la capacidad de hacer frente a la adversidad, ofrecer una intervención temprana y el acceso a un apoyo adecuado debe ser parte  integrante de cualquier plan de contención y recuperación pospandémica”.  

El planteamiento durante los tres días de duración del congreso será el de entender en  profundidad cómo afectan acontecimientos adversos como la pandemia o, más  recientemente, la Guerra de Ucrania -con consecuencias en la salud mental como  ansiedad, depresión, intentos de suicidio, etc.-, pero también cuáles pueden ser los  factores protectores. En palabras de la presidenta de la asociación AEMDR España,  Anabel González, “para entender lo que nos ocurre ahora, hemos de comprender  también cómo empezó”

Investigadores de referencia y otros temas del congreso 

Entre algunos de los nombres que formarán parte del elenco de conferenciantes  internacionales destacan Christiaan H. Vinkers, investigador holandés que ha estudiado  los determinantes de la respuesta al estrés; Ignacio Jarero, uno de los principales  investigadores en la aplicación de EMDR en situaciones de crisis y desastres  humanitarios; y Deborah Korn, quien hablará del desarrollo de resilencia en pacientes  con trauma complejo.  

Algunos de los temas que se tratarán en el próximo Congreso Europeo de la EMDR  tienen a la familia como sujeto. En el caso de la resilencia en las familias se expondrá  cómo las familias podían ser un sustento para los niños y adolescentes que atravesaron  estos años difíciles, y cómo también en algunas familias se multiplicaban los conflictos. 

En este sentido, abordarán también del trabajo con la violencia intrafamiliar en sus  diversas formas con terapia EMDR. Por otro lado, una parte importante de las  presentaciones estarán orientadas a la población infantojuvenil. En ella, la EMDR se aplica de modo diferenciado, adaptándola al nivel de desarrollo emocional y cognitivo del  niño, e integrándolo en el trabajo con familias y escuelas. 

Apoyo a refugiados ucranianos

Asimismo, otros temas que se expondrán serán el trabajo de apoyo a los refugiados  ucranianos en los distintos países europeos, con la colaboración del Dr. Jarero y la Asociación EMDR España que ha formado a un grupo de profesionales en sus  protocolos.

Por su parte, el colectivo de los intervinientes (militares, policías,  bomberos, personal sanitarios, etc.) tendrá su protagonismo en cuanto a su exposición  en la llamada ‘traumatización vicaria’. Es la que resulta de trabajar en relación directa  con el dolor humano en su máxima expresión. Su trabajo de apoyo psicológico tiene poca tradición en España. 

Durante la celebración del congreso también se han planificado una serie de talleres. En ellos los asistentes tendrán la oportunidad de ampliar sus conocimientos y establecer contactos con los principales profesionales del sector.  

Terapia reconocida por la OMS 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda desde 2013 la terapia EMDR como un tratamiento de primera elección para las situaciones adversas y traumáticas. Su eficacia está avalada por numerosas investigaciones en el tratamiento de los  problemas de salud mental.  

Aunque el mayor volumen de evidencia científica es en el estrés postraumático, cada vez  hay más investigaciones avalando su uso en estrés agudo, en población infantojuvenil, en  depresión, en trastorno mental grave y adicciones. También en muchas otras patologías en las  que el trauma juega un papel fundamental. Esto demuestra, para la presidenta de la asociación española, que “el pensamiento científico nos permite ver el mundo desde la  curiosidad, nunca desde la certeza. Solo desde ahí se puede producir el descubrimiento”

Las siglas EMDR significan en español ‘desensibilización y reprocesamiento por  movimientos oculares’. Uno de los elementos que se emplean para procesar,  desbloquear e integrar las experiencias negativas no asimiladas, es un tipo de  movimiento ocular.

"La terapia EMDR es precisamente un modo de trabajar con las experiencias vitales que siguen ahí, que no nos dejan evolucionar, que nos bloquean de algún modo. Lo que hace es buscar los recuerdos que todavía nos siguen generando masturbación, y ayudar al cerebro a través de una serie de procedimientos para que pueda desbloquearlos e integrarlos con el resto de nuestra experiencia", asegura la presidenta.

Integración de diferentes enfoques

Se ha visto en investigación que produce una bajada del nivel de  activación y un aumento de las asociaciones mentales, que hace que los recuerdos  negativos pierdan carga emocional y puedan integrarse con el resto de nuestras  experiencias. Tras el tratamiento con EMDR, una experiencia dura puede verse con  distancia, sin que siga influyendo de modo contraproducente en nuestra identidad y en  nuestro funcionamiento.

En este sentido, Cristina Cortés, vicepresidenta de EMDR  España, afirma que “el ser humano es tan complejo que tiene que ser mirado desde  diferentes ángulos y lentes. La integración de enfoques y miradas forma parte del  desarrollo de EMDR”.