La Sección Cuarta del Tribunal Supremo ha emitido una resolución por la cual suspende de forma definitiva el decreto 136/2014, de 8 de agosto, mediante el que se obligaba al personal sanitario del Servicio de Salud de la Comunidad de Valencia a jubilarse de manera obligatoria a los 65 años. La resolución viene a dar la razón a la sentencia que ya había dictado el Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJV) el 26 de febrero del pasado mes de febrero.

La sentencia de la Sala Contencioso-Administrativa, Sección Cuarta, del Tribunal Supremo sostiene que es del todo “inconsistente” el recurso llevado a cabo por la Generalitat, al tiempo que apoya la resolución del TSJV al legitimar que “su motivación no es en modo alguno insuficiente. En esta misma línea, rechaza las razones expuestas por la Generalitat y recalca que no tiene opción de recurso de casación y le obliga a pagar 3.000 euros por las costas procesales. El sindicato CSIF, que había interpuesto el recurso, adelanta que son alrededor de 300 los médicos afectados por la sentencia y a los que el Departamento de Salud de la Generalitat deberá de readmitir y pagar los salarios no abonados.

La resolución del TSJ valenciano de febrero de 2016 dejaba sin efecto los artículos que, en el decreto 136/2014 de 8 de agosto, instauran la jubilación forzosa del personal estatutario del personal de la Consejería de Sanidad. En su sentencia daba la razón al dictamen que había defendido el Consell Jurídic Consultiu al apuntar que “el ejecutivo de Valencia no está habilitado para regular un “derecho” a la jubilación, como tampoco un “derecho” a la prolongación de la actividad”.

Todos los sindicatos, en especial el CSI·F, impulsor del recuerdo, califican la sentencia de "importante" y señalan que el alto tribunal ha aludido al carácter "genérico e impreciso del informe del impacto de género".

Las centrales consideran que el fallo "hace justicia" y "permitirá que personal cualificado y en perfectas condiciones para desarrollar su labor pueda seguir trabajando una vez superados los 65 años, sin que consejería de Sanidad le obligue a jubilarse forzosamente".

Este tipo de personal puede seguir ejerciendo la función pública, por ley, a través de prolongaciones en el servicio activo otorgadas por el período de un año, como máximo hasta los 70 años. Las organizaciones sindicales, visiblemente satisfechas por la resolución del alto tribunal, destacan que estos profesionales sanitarios podrán ofrecer "una atención más experimentada al ciudadano" gracias a sus "años de bagaje".

“Faltan médicos”

Por otro lado, un estudio dado a conocer por el Colegio Oficial de Médicos de Valencia (ICOMV) subraya la escasez de médicos en la Comunidad para hacer frente a la asistencia sanitaria. El trabajo alerta de que la escasez será más clamorosa en algunas enfermedades y que advierte a la Administración de que se prepare ante la falta de facultativos.

Desde el Colegio ofrecen datos como que en cinco años el 20 por ciento de los colegiados (2.844 médicos) estarán en edad de jubilarse y que solo 1.500 nuevos licenciados se quedarán en la sanidad valenciana. Según los citados datos se van a colegiar durante los próximos 5 años una media de 350 médicos al año, un total 1.750. Del total de esos nuevos que se colegian, al menos, un 10 por ciento se van a otros países por las mejores condiciones laborales al año de estar colegiados. “Estos datos auguran un déficit de médicos en los próximos años agravado por cuestiones como el aumento del envejecimiento de la población y la cronicidad de las patologías. Datos que apuntan claramente a la creciente demanda de asistencia sanitaria y, por lo tanto, una urgente necesidad de disponer de más facultativos en el sector sanitario público”, señalan desde la organización médica colegial.