E.P. Madrid.- Las variaciones en el gen COMT pueden ser responsables de las diferencias en cómo las personas respondemos al dolor y a otros estímulos estresantes, según nuevos hallazgos del investigador de origen vasco Jon-Kar Zubieta, actualmente catedrático en la Universidad de Michigan (EE.UU.).

El nuevo estudio, que fue presentado el pasado martes en la 14 Reunión Anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia que se celebró en Denver (EE.UU.), ayudará a los especialistas a comprender mejor los mecanismos que subyacen en las afecciones relacionadas con el dolor crónico, como por ejemplo la fibromialgia y a explicar por qué algunas personas son más propensas, o por qué las mujeres, en general, son más proclives que los hombres a sufrir dolor.

En el gen estudiado, COMT, ambos alelos podrían tener uno de dos aminoácidos (valina y metionina) en un determinado punto. COMT codifica para una enzima involucrada en la modulación de ciertos tipos de señales neuronales, incluido el sistema mu-opioide, que está relacionado con las reacciones ante el dolor.

Las personas con dos alelos de valina registran los mayores niveles de actividad de COMT, mientras que las personas con dos alelos de metionina registran los mínimos niveles de esta actividad genética y lo que poseen uno de cada están en un nivel medio.

En experimentos realizados con personas voluntarias a quienes se inyectaron pequeñas dosis de soluciones salinas dolorosas y no dolorosas se vio que las diferencias en la sensibilidad al dolor iban en paralelo a la actividad de COMT en sus genotipos, es decir, a más actividad más dolor.