El tratamiento de la insuficiencia venosa leve con Venoruton mejora de forma significativa, al tiempo que también mejora de manera específica la calidad de vida de los pacientes, en comparación con aquellos que han sido tratado con diosmina 500 miligramos en combinación con hesperidina. Esta es la conclusión de un estudio independiente[i] que trataba de evidenciar las diferencias entre ambas terapias evaluando la calidad de vida relacionada con el estado venoso.

El tratamiento con oxerutinas se ha mostrado eficaz en el manejo de la insuficiencia venosa crónica (IVC), la microangiopatía venosa y el edema. Siendo, además, más efectiva que la doble terapia de diosmina más hesperidina en el manejo de los signos y los síntomas de la insuficiencia venosa crónica mejorando la calidad de vida del paciente, según el índice de puntuación Veines-QoL.

Venoruton es un medicamento cuyo principio activo se basa en las oxerutinas, compuestos de origen natural con propiedades vasoprotectoras que alivian los síntomas de la insuficiencia venosa leve. Cuenta con mecanismo de acción que actúa a tres niveles. Por un lado reduce la permeabilidad y fragilidad venosa, también disminuye el edema, la hinchazón y el dolor, y facilita la microcirculación y la oxigenación a nivel local.

Precisamente sobre el abordaje de esta patología,  el 21 de junio, a las 17:30 horas, está prevista una conferencia digital sobre el ‘Tratamiento de la insuficiencia venosa‘. En el encuentro participarán cuatro profesionales de diferentes especialidades médicas.

Tratamientos venoactivos

En el estudio participaron 212 pacientes de dos grupos diferentes. Por un lado, 90 pacientes con hipertensión venosa severa que recibió, de forma aleatoria, un tratamiento venoactivo durante ocho semanas: bien 2 gramos de oxerutinas orales una vez al día, bien tres comprimidos diarios de 500 miligramos de diosmina micronizada en combinación con hesperidina, cada ocho horas.

Por otro lado, un segundo grupo de 122 pacientes comparables fueron incluidos en un registro siguiendo el mismo formato del estudio administrándoles el mismo tratamiento siguiendo los mismos métodos y procedimientos, y en unas condiciones clínicas comparables.

Cambio en la calidad de vida

Para la evaluación de los pacientes se utilizó el cambio en la puntuación de la calidad de vida de los pacientes inducido por el tratamiento. Para hacerlo se utilizó como herramienta de medición el cuestionario específico de validación Veines-QoL para pacientes con IVC entre 35 y 75 años sin ninguna otra enfermedad clínica significativa que pudiera interferir en la medición de la calidad de vida.

Del total de los pacientes, en el grupo que recibió oxerutinas obtuvo una disminución del índice Ve-QoL de un 46% frente a un 15,5% del grupo que recibió la combinación de diosmina más hesperidina. Por tanto, el cambio en la calidad de vida fue significativamente superior en los pacientes a los que se les administró Venoruton.

El estudio concluye que el tratamiento con oxerutinas mejora los síntomas, el edema y la microangiopatía venosa en pacientes con insuficiencia venosa crónica. Asimismo, la mejora en la calidad de vida fue mayor en el grupo de oxerutinas frente a la combinación de disomina y hesperidina. Unos resultados que evidencian que las oxerutinas son más efectivas tanto en la mejora de la calidad de vida de los pacientes como en el manejo de los signos y síntomas de la insuficiencia venosa crónica.

Mejora la adherencia

Otro de los aspectos a considerar en la mejora de la calidad de vida del paciente es su adherencia terapéutica. En ese sentido, Venoruton se ha posicionado como un tratamiento de elección a largo plazo al demostrar en diversos estudios tener un perfil de efectos adversos muy favorable, semejante al placebo[ii]. Asimismo, produce menos efectos gastrointestinales y complicaciones a largo plazo que otros fármacos venotónicos[iii].

Investigaciones adicionales sugieren que el tratamiento a largo plazo con este fármaco previene el deterioro del sistema venoso distal y evita la aparición de ulceraciones en pacientes con insuficiencia venosa crónica, diabéticos, y las complicaciones del síndrome postrombótico[iv].

Referencias

[i] Cesarone MR, Belcaro G, Pellegrini L, et al. Venoruton® vs Daflon®: Evaluation of Effects on Quality of Life in Chronic Venous Insufficiency. Angiology. 2006;57(2):131-138. doi:10.1177/000331970605700201

[ii] Belcaro G, Dugall M, Luzzi R, Corsi M, Ledda A, Ricci A, et al. Management of Varicose Veins and Chronic Venous Insufficiency in a Comparative Registry with Nine Venoactive Products in Comparison with Stockings. Int J Angiol 2017;26(3):170-8.

[iii] Ficha técnica Daflon. Disponible en: https://cima.aemps.es/cima/dochtml/ft/59080/FichaTecnica_59080.html.

[iv] Belcaro G, Cesarone MR, Ledda A, Cacchio M, Ruffini I, Ricci A, et al. 5-Year control and treatment of edema and increased capillary filtration in venous hypertension and diabetic microangiopathy using O-(beta-hydroxyethyl)-rutosides: a prospective comparative clinical registry. Angiology 2008;59(Suppl 1): 14S-20S.