La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha concedido el Premio a la Mejor Comunicación de Proyecto de Investigación del XXVIII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia al trabajo titulado ‘Atención centrada en la persona y en la familia: la perspectiva de los pacientes y los profesionales’.

Tal y como defienden sus autores, estamos asistiendo a un cambio de paradigma en el modelo de asistencia médica. "En el futuro, el desarrollo social y la mayor autoconciencia de los pacientes sobre sus derechos civiles y su deseo de ejercer su autonomía, nos llevarán a una medicina que tenga mucho más en cuenta los aspectos personales de la atención. Especialmente en el ámbito de la Atención Primaria”, han defendido.

No obstante, cada vez que los médicos se centran en los aspectos biomédicos obvian la importancia de la atención centrada en la persona. Algo que supone correr el riesgo de indicar planes de tratamiento subóptimos y de fomentar la dependencia y la medicalización de los pacientes.

Es por ello que este proyecto de investigación trata de objetivar de alguna forma cuáles pueden ser las diferencias en la percepción sobre la atención centrada en la persona entre los profesionales sanitarios y los pacientes. Todo ello, “de forma que nos facilite la construcción de puentes que posibiliten acercar los intereses y las actitudes de unos y otros”. Los residentes y tutores que firman el trabajo desempeñan su labor en la OSI BarakaldoSestao y la OSI Ezkerraldea-Enkarterri-Cruces, junto con la investigadora de Biocruces-Bizkaia, Heather L. Rogers.

Ventajas de la atención centrada en la persona

En este contexto, el trabajo aborda las ventajas de la atención centrada en la persona. En concreto, permite que pacientes y familiares tomen una actitud más activa y comprometida con su asistencia y que los planes de tratamiento se ajusten mejor a lo que necesita cada paciente. Es decir, tanto a sus valores y a su forma de entender y vivir la vida, a sus recursos y capacidades.

De esta forma, esto redunda "en una mayor efectividad de los tratamientos; en menor duración de las estancias hospitalarias, menor número de complicaciones, etcétera". Los autores están convencidos de que en la Atención Primaria existe el potencial y que sus profesionales sanitarios están capacitados para abordar este modelo.

Pese a ello, la realidad es que existe una limitación técnica y de gestión muy importante. Y es que los profesionales cada vez están más desbordados a nivel de tiempos, gestión de agendas, etc.