Cuadro de Mando Integral como modelo de gestión estratégica” es la quinta píldora del programa MicroFormación de la Fundación SEDISA. Para la misma, Alfonso López Viñegla, profesor titular de la Universidad de Zaragoza y socio director de ACERTIUS SUMA CAPITAL, explica las ventajas de utilizar un cuadro de mando integral en un nuevo vídeo. Con este programa “MicroFormación de la Fundación” la Fundación SEDISA reafirma su compromiso con la profesionalización del directivo de la salud.

Tal y como explica en el mismo, este es “un modelo de gestión, una herramienta, una metodología que permite transformar el largo plazo en corto. Se utiliza para obtener resultados de negocio. Así,  permite gestionar los intangibles para convertirlos en resultados tangibles. En definitiva, se trata de una conceptualización de lo que es la metodología de la gestión estratégica”.

Barreras en la implantación del cuadro de mando integral

Para poder implantar el cuadro de mando integral hay que tener claras las dificultades que se presentan. “La barrera de la visión; el no ser capaces de enfocar la estrategia; la falta de motivación en las empresas que pueden ser solventadas a través de incentivos; la barrera directiva y la de los recursos”, son algunas de las señaladas por el experto. Considerando todas estas dificultades, será necesario diseñar un cuadro de mando integral que mediante cuatro perspectivas: Financiera, Clientes, Procesos Internos y Aprendizaje y Crecimiento.

Todo ello, para llevar a cabo un análisis completo y la consiguiente ejecución. Dicho estudio hará posible el objetivo de “conseguir transformar el largo plazo en corto, realizar una medición mediante indicadores y llevar a cabo una alineación de todas las personas del equipo”.  Realizar todos estos análisis nos permitirá conocer “qué tal lo hemos hecho, qué tal lo estamos haciendo y qué tal lo haremos”, según el experto.