Desde septiembre de 2018 las guías europeas recomiendan tratar la hipertensión desde el inicio con combinaciones dobles fijas, desechando comenzar el tratamiento antihipertensivo con monoterapia; y como segundo escalón de tratamiento, para aquellos pacientes no controlados con biterapia, aconsejaban combinaciones triples fijas de antihipertensivos, concretamente IECA o ARA 2, sumado a un antagonista del calcio y a un diurético. Esto es debido a que la hipertensión es una enfermedad multifactorial, que ha de ser tratada desde el principio por distintos mecanismos de acción.

En línea con estas recomendaciones terapéuticas, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha autorizado la comercialización de Viacorlix, un antihipertensivo que combina perindopril, amlodipino e indapamida. La novedad es que al aunar estos tres principios activos en una sola pastilla se pretende mejorar la adherencia de los pacientes. Además, el paciente hipertenso está controlado durante 24 horas, incluso en las horas críticas de la mañana.

Tal y como señala Regis Fedrigo, director general de Servier en España, “a pesar de los avances registrados en el ámbito de la hipertensión, así como el amplio conocimiento de la patología, sigue siendo, a día de hoy, un síndrome clínico de mal pronóstico. En este contexto, Viacorlix es una alternativa para asegurar la protección y el bienestar de estos pacientes ya que, con un solo comprimido al día, permite una mayor adherencia al tratamiento”.

Cabe recordar que y la prevalencia de la hipertensión de la población general adulta es del 48 por ciento en España. El 88,3 por ciento de los hipertensos conocidos reciben tratamiento farmacológico, pero a pesar de haber sido diagnosticados y recibir una terapia antihipertensiva, el 70 por ciento de estos pacientes sigue sin tener su presión arterial controlada.