El número de casos de cáncer en la parte posterior de la boca y en la garganta va en aumento, sobre todo debido a un incremento de los casos de infección por el virus del papiloma humano (VPH), según un estudio estadounidense.

Este descubrimiento cambia completamente la  idea sobre quién está en riesgo, cómo tratar el cáncer y la prevención, afirma Maura Gillison, de la Ohio StateUniversity, quien ha dirigido el estudio que ha sido publicado en el Journal of Clinical Oncology.

Gillson y su equipo han examinado el tejido de 271 pacientes con cáncer bucal durante un período de 20 años. El tipo de cáncer que han examinado, el de orofaringe, se origina en la parte posterior de la lengua, en la parte suave del cielo de la boca, en las amígdalas o en la garganta.

Comprobaron las muestras en busca del VPH y encontraron que los casos de cáncer bucal relacionados con el virus eran más comunes cada década, mientras que los casos en los que no se encontró infección por VPH se hicieron menos comunes.

De los resultados, los investigadores estiman que el cáncer bucal relacionado con el virus del papiloma humano afecta a 26 de cada millón de personas en Estados Unidos mientras que en 1988 esta cifra se reducía a 8 de cada millón.

Este aumento, según Tina Dalianis profesora del Instituto Karolinska de Suecia  , se debe a una epidemia de VPH, que no formó parte del equipo que realizó el estudio.  “Creemos que los hábitos sexuales han cambiado, que hay un incremento de actividad sexual a edades más tempranas y un número superior de compañeros sexuales” afirma.

El estudio confirma lo que Dalianis había descubierto previamente en Suecia, es decir, que el VPH se estaba convirtiendo en la causa principal de cáncer bucal. Anteriormente, el tabaco era la primera causa de este tipo de cáncer.

El equipo de Gillison ha descubierto que los casos de cáncer bucal sin presencia de VPH se redujeron a la mitad desde la década de 1980. Los casos relacionados con el virus, que constituían el 16 por ciento entonces, pasaron a suponer el 70 por ciento en la pasada década.

La buena noticia es que la gente a la que se le ha diagnosticado este cáncer, con presencia de VPH, tienen un mejor pronóstico y el cáncer responde mejor al tratamiento, según ha informado Gillison.

También existe la posibilidad de prevenir la infección por medio de una vacuna aprobada para prevenir el cáncer de cuello de útero y de ano, ha dicho la investigadora, aunque todavía no se ha demostrado que estas vacunas ayuden a prevenir el cáncer bucal.