La Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) ha liderado el diseño y la validación de la primera norma en Europa para la acreditación de enfoques de atención del paciente con dolor oncológico, ACDON. Esta iniciativa aborda la asistencia y el tratamiento del dolor en el paciente de una forma integral y multidimensional y ha sido desarrollada con el consenso de expertos de las sociedades científicas, la SEMFYC, la SEMERGEN, la SEOM, la SEMG, la SEC, la SED y el Foro Español de Pacientes, con el apoyo de Ferrer.

Según se informa desde la SECA, la norma se estructura en ocho ámbitos que abarcan la evaluación del paciente con dolor oncológico, las alternativas terapéuticas, la satisfacción y la seguridad de las personas que siguen el tratamiento, entre otros. La acreditación ha sido posible tras un trabajo de análisis y consenso que incluye a profesionales de áreas como las unidades del dolor, oncología, medicina familiar, enfermería, psicología, representantes de pacientes y expertos en métodos de investigación cualitativa y acreditación.

Una norma para ayudar a mitigar el dolor

El dolor afecta al 50 por ciento de las personas en tratamiento oncológico y a un 90 de los pacientes que están en la fase terminal de la enfermedad.

El Dr. Manel Santiñà, coordinador de la SECA en este proyecto, destaca el valor que esta norma aportará a los pacientes: “El dolor es uno de los principales condicionantes de la calidad de vida de las personas que padecen cáncer. El objetivo de esta acreditación es que el diagnóstico del dolor se haga en el momento en que el paciente lo presenta y se trate adecuadamente”.

Por su parte, Ricardo Castrillo, director general de Ferrer en España, explica por qué la compañía apoya esta iniciativa pionera: “Desde Ferrer tenemos como objetivo aportar un bienestar real a las personas y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Esta norma supone un paso muy importante en la asistencia para abordar el dolor de las personas con enfermedades oncológicas”.

Ocho áreas de actuación en la acreditación del dolor oncológico

La norma ACDON facilitará a los hospitales y unidades asistenciales del Sistema Nacional de Salud un mecanismo para acreditar, por tercera parte, que se realiza un adecuado manejo del dolor oncológico. Abarca ocho áreas que deben tenerse en cuenta, estableciendo criterios imprescindibles, ya que un solo incumplimiento impide la acreditación, y otros recomendables.

Las áreas de actuación son:

  1. Evaluación y asesoramiento del dolor.
  2. Tratamiento farmacológico.
  3. Tratamiento no farmacológico.
  4. Cuidados Paliativos.
  5. Coordinación.
  6. Formación, Docencia e Investigación.
  7. Seguridad de los pacientes.
  8. Satisfacción de los pacientes.

Diez criterios esenciales para la acreditación del dolor oncológico

Además, la norma incluye en total 39 criterios, de los cuáles se han definido como imprescindibles estos diez:

  1. En el momento de la admisión se debe registrar una valoración integral del dolor en la historia clínica digital del paciente, codificando el tipo e intensidad del dolor.
  2. Los pacientes contarán con una pauta terapéutica continua de tratamiento, incluyendo tratamiento de rescate para el control de la crisis de dolor y del dolor irruptivo.
  3. Deben monitorizarse los efectos secundarios más frecuentes de los tratamientos analgésicos y coadyuvantes.
  4. Debe establecerse un plan terapéutico consensuado con el paciente, que incluya los objetivos analgésicos deseables, así como la temporalidad de su reevaluación.
  5. Se deberá ofrecer apoyo psicosocial para un mejor manejo del dolor, desde el momento del diagnóstico y durante todo el proceso asistencial según necesidades del paciente ante el impacto que supone la enfermedad para sí mismo y en su entorno social y familiar.
  6. Todos los pacientes deben tener acceso a cuidados paliativos y de soporte a lo largo del curso de su enfermedad, de acuerdo con la estructura asistencial existente en su área geográfica.
  7. Deben establecerse criterios de priorización de los pacientes oncológicos para ser atendidos en las Unidades del Dolor.
  8. Con el fin de garantizar la equidad y el acceso al mejor tratamiento y seguimiento sea cual sea la localización del paciente se promoverá la formación, información e integración en el equipo del médico y enfermera del equipo de Atención Primaria que garantizan la máxima accesibilidad y continuidad asistencial al paciente y su familia.
  9. Debe registrarse y analizarse sistemáticamente la ocurrencia de eventos adversos (y casi errores) en pacientes con pauta terapéutica para el dolor somático, visceral, neuropático, irruptivo para lo cual deben existir canales definidos de comunicación para la prevención de eventos adversos.
  10. Debe valorarse la satisfacción de los pacientes y familiares con la analgesia recibida para el tratamiento del dolor, debe valorarse el grado de cumplimiento de los objetivos analgésicos pactados con el paciente al inicio del tratamiento además del grado de satisfacción con la atención recibida (trato personal).

La Norma ACDON “permitirá establecer en cada organización un proceso de mejora continua basado en un sistema mixto de autoevaluación y evaluación externa, que posteriormente será acreditado por la Sociedad Española de Calidad Asistencial como un proceso de Alta Calidad”.