E.P.- Un derivado ampliamente disponible de la vitamina B1 previene la progresión de complicaciones derivadas de la diabetes, tales como el daño retinano, según las conclusiones de científicos del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York (EE.UU.), publicadas en la última edición de la revista Nature Medicine.

Un grupo de compuestos derivados de la glucosa, llamados "triosefosfatos" se acumulan hasta niveles anormalmente altos en las células de las personas diabéticas. Los autores del presente trabajo demuestran que la benfotiamina actúa activando una enzima llamada transketolasa, que convierte la producción de los dañinos triosefosfatos en pentosefosfatos, más benignos.

En sus experimentos, los investigadores alimentaron a ratas con benfotiamina, un análogo sintético de la tiamina, o vitamina B1, durante nueve meses.

El compuesto evita tres principales rutas moleculares de los daños por el alto nivel de glucosa y evita la retinopatía diabética. Sus resultados también muestran cómo los elevados niveles de glucosa, en general, provocan daños en los tejidos.